• Restaurante Gala
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
Restaurante Gala
  • Restaurante Gala
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image
  • Post Slideshow Image

Hemos acudido a la llamada de las setas al Restaurante Gala, organiza desde hace 22 años las Jornadas Gastronómicas de las setas y no me lo quería perder.

Nada más entrar nos recibe Serafín que inició esta aventura hace 30 años y nos acompaña a nuestra mesa. Para empezar escuchamos las recomendaciones sobre vinos y nos decimos por un toro y un albariño. Tenemos claro que queremos el menú de setas pero no queríamos dejar de probar dos de los paltos con más solera de la carta.

Mientras esperamos nos traen de aperitivo un Cappuccino de setas y crema de queso muy bueno se sabor. El primer plato en llegar es Erizo de mar gratinados a la muselina de cava y huevas de pez volador (fuera del menú de setas) con un sabor muy equilibrado que sorprende. Continuamos con Trompetas negras con crema de trufa y velo de ibérico, una combinación ganadora centrada en el producto, sin adornos. Llega el momento de uno Níscalos guisados como callos, una seta carnosa perfecta para los guisos de otoño.

Ahora llega su famoso Steak tartar de solomillo a cuchillo y preparado frente a la mesa(fuera del menú de setas) , cuando un plato lleva casi tres década en la carta de un restaurante sin modificación, por algo será.

Para los principales si se pueden llamar así… Bacalao confitado con boletus al aroma del romeroCorzo con chantarellas en escabeche. resulta muy interesante como puedes ver las diferentes elaboraciones y texturas de las setas con productos tan diferentes.

Para el poste uno de los platos que más me sorprendió, Otoño en Sanabria es su nombre y consiste en una unión de setas confitadas, manzana asada, castañas y avellanas junto con un helado boletus se sabor impresionante, no muy dulce y perfecto en armonía.

Sin duda un espacio que lleva mucho dando de comer y cenar a los madrileños, más allá de modas y tendencia, volveremos pronto

Dirección: Calle de Espronceda, 14, 28003 Madrid

Ambiente: Espacio tranquilo y mesas amplias

Servicio: Muy profesional y amable

Gastronomía: Cocina tradicional y productos de temporada.

Recomendación: Erizo de mar gratinados a la muselina de cava

Precio: 40€ /menú de setas, con los otros platos 50€/per.

Comments are closed.